«En la mesa nunca se habla de religión ni de política», es algo que siempre oí en mi casa, además, esta era una recomendación del libro de Urbanidad de Manuel Antonio Carreño, que a raíz de alguna mala respuesta mi padre me obligó a leer, una página cada día hasta, que se le olvidó.

En la actualidad, parafraseando a Carreño, algunos dirían: en las redes sociales no se habla de feminismo, ni de progresismo. Hace unas semanas teleoLeo.com entrevistó a Emma Huamán, joven acosada en la red por cuestionar una publicación de Facebook en la que un actor acusado de violar a una compañera de trabajo anunciaba que daría un curso de teatro.

Por dar su opinión, a Enma Huamán le dedicaron publicaciones de Facebook en las que utilizaron sus fotos para ofrecerla como prostituta. También publicaron su DNI, que sacaron de la base de Reniec, y le enviaron entregas de comida a su casa, incluso de comida para perros, obviamente Enma no aceptó ninguna.

Todo esto ocurrió la víspera y el día de la elecciones municipales y regionales del pasado 7 de octubre, así que los acosadores de la joven también publicaron un post en Facebook en el que daban a conocer el centro y mesa de votación donde sufragaría para que le fuesen a preguntar cuánto cobraba. 

Luego que teleoLeo.com entrevistase a Enma, su caso rebotó en la prensa escrita y en algunos programas de televisión como "Buenos Días Perú" de Panamericana Televisión y en el programa "Tengo algo que decirte" de Frecuencia Latina.

Leer más:

Acosada y vejada en la red

Ciberacoso fuera de la pantalla, nadie está libre

'Ciberacoso' 

Según la asociación Stop Violencia de Género Digital, con sede en Madrid, «el 'ciberacoso' es toda Amenaza, hostigamiento, humillación u otro tipo de molestia realizadas por un adulto contra otro adulto por un medio digital como Internet, a través de smartphones, chats, SMS, foros, redes sociales, juegos online, blog o a través de email».

El 'ciberacoso', al ser un acto no presencial, facilita que el 'ciberagresor' no empatice con su víctima, la falta de contacto visual no le permite ser testigo del dolor que inflige. Según Stop Violencia de Género Digital «el 'ciberagresor' obtiene satisfacción en la elaboración del acto violento y de imaginar el daño ocasionado en el otro, ya que no puede vivirlo in situ».

'Ciberacoso' made in Perú

Lo que sufrió Enma se llama 'ciberacoso', pero en su caso la cosa se desmadró y traspasó la pantalla, pero ella, por supuesto, no es la única víctima. A partir de la publicación de su caso otras mujeres comenzaron a denunciar que ellas habían sufrido las mismas vejaciones ejercidas, incluso, por las mismas personas.

Estos acosadores están organizados en varios grupos cerrados de Facebook y dedican las 24 horas del día a insultar, vituperar y vejar a las mujeres y a todo aquel que se muestre a favor de su causa, pues entre los acosados también hay hombres; uno de ellos es Víctor Caballero, el responsable del Diario de Curwen, un día él osó hacer un vídeo burlándose de los misóginos y desde ese momento se volvió blanco propicio.

 

Estos sujetos han creado perfiles falsos de Caballero y se dedican a insultar en su nombre, además, —y de eso soy testigo pues lo han hecho en uno de los artículos que publiqué sobre Enma— lo han acusado de ser el instigador y el creador de grupos que acosan y tildan a las feministas de "feminazis", cuando son ellos los protagonistas de estos actos.

'Julgoleros' y 'Chupetines'

Luego de escribir sobre el 'ciberacoso' del que fue víctima Huamán, algunos de los integrantes de esos grupos escribieron a teleoLeo.com para decir que lo único que ellos querían era «hacer bromas y molestar a la gente» [...] «con Enma nos pasamos  un poco, pero el administrador del grupo ha hecho purga y ha eliminado a los responsables».

Uno de los que escribió manifestó que un tal Paolo Oyola Trujillo, del grupo denominado 'Julgoleros', había sido el creador de la imagen en la que ofrecían a Enma como prostituta, así que lo busqué y le pregunté, pero lo negó todo, me dijo: «Desde lo de Enma todos los 'Julgoleros' han cambiado de identidad y han desactivado sus cuentas». Así de fácil: atacan y desaparecen.

A bajarse el post

Otro de los acosados ha sido Carlos León Moya, columnista de los portales de noticias LaMula.pe y Utero.pe, él fue interpelado por solidarizarse con una mujer que confesó haber sentido pánico al ser la única en un colectivo donde viajaban 5 hombres, además del chofer y del cobrador.

De las 3.063 personas que reaccionaron a la publicación, más de 1.000 marcaron: 'me divierte', pero ¿qué tiene de divertido pasar miedo por ser la única mujer en un lugar? Me pregunto si los hombres sienten el mismo temor cuando la situación es al revés, cuando uno de ellos se encuentra rodeado únicamente de mujeres y creo que la respuesta es no.

La solidaridad de León Moya fue respondida con un ataque frontal por los integrantes del grupo 'Los Chupetines', subgrupo de los 'Julgoleros', según me dijeron los integrantes de ambos, con los que he podido hablar desde el anonimato de la red.

En la siguiente captura de pantalla se puede ver como alguien llamado Humberto Negrón desde el grupo 'Los Chupetines' pide 'bajarse', retirar de circulación, el post del columnista y lo logran.

Y es que Facebook al recibir un reporte contra una publicación, en un primer momento, no analiza si este es correcto o no, sólo se basa en la cantidad de gente que lo denuncia, y los integrantes de estos grupos —según dicen ellos mismos— son más de 2.000 personas, así que si todos reportan una publicación esta desaparece.

En esta otra captura de pantalla el mismo Humberto Negrón tacha al columnista de 'mangina', nombre que Negrón y su 'comunidad' dan a todo aquel que defiende los derechos de las mujeres.

Muerte a las 'Feminazis'

teleoLeo.com también ha podido encontrar que en ocasiones, el acoso ejercido por estos grupos escala hasta la amenaza de muerte.

Según División de Investigación de Delitos Informáticos de la policía peruana (Divindat) mensualmente reciben hasta 3 tres denuncias por 'ciberacoso' sexual a mujeres; y entre 6 y 8 denuncias por 'grooming' ('ciberacoso' a menores de edad). 

Pero estas cifras aumentan exponencialmente si tomamos los casos denunciados a la web de 'No al acoso virtual' del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP). Sólo entre febrero y marzo de este año el MIMP registro 102 casos de 'ciberacoso': el 86% de denunciantes son mujeres y el 14%, hombres.

Según las denuncias recogidas por el MIMP,  los 'ciberagresores' se dedican a insultar, hostigar, suplantar y extorsionar con fines sexuales, sin embargo, en las cifras del MIMP no se contabilizan las amenazas de muerte y estas también existen.

La Gorda

Regina Limo, es escritora y feminista, debido a su contextura pretenden insultarla llamándola 'la gorda'. Limo, debido a su activismo y su afilada lengua, ha recibido amenazas de muerte porque para estos acosadores todo aquel que luche por los derechos de la mujer y por una sociedad más progresista es persona a batir.

La diferencia entre Regina y ellos, es que ella da la cara, ella dice lo que piensa sin ocultarse, mientras quienes la acosan y amenazan se parapetan tras sus pantallas con nombres y cuentas falsos. 

Las siguientes capturas de pantalla se las enviaron a Limo luego que defendiera a una amiga que estaba siendo insultada y acosada en Facebook. Desde una cuenta falsa, a nombre de Gasper Sekta Tellería, ella recibió un arma acompañada de una amenaza, sin embargo, quien la escribió deja muy claro que lo suyo no son las letras.

Gasper Sekta Tellería es un cantante de hip-hop peruano a quien los 'ciberagresores' han usurpado la identidad para enviar las amenazas. «No tengo nada que ver con esto y estoy muy indignado de que se usurpe mi identidad para estos fines». 

Curiosidades

Para quien amenazó a Limo, vaya del verbo ir es lo mismo que una baya, si quien se ha hecho pasar por Sekta supiese que RAE existe podría aprender que una baya es un "tipo de fruto carnoso con semillas rodeadas de pulpa" y que las uvas o las frambuesas y hasta los tomates son bayas, así como, el caqui, la berenjena, la guayaba, y el pimiento.

Sra. Asalariada

Mónica Delgado, crítica de cine y comunicadora, es otra de las que ha recibido una amenaza de muerte, ella 'osó' escribir sobre la película 'Yuli' del cineasta peruano Christian Carrasco, al parecer, a él no le cayó bien la opinión de Delgado y de inmediato la página de Facebook de la crítica se llenó de mensajes negativos, del propio cineasta y de varios que se presentaban como sus amigos.

Al momento también llegaron las amenazas de muerte. Luego alguien envió un mensaje a mi cuenta de Facebook teleoLeo.com en el que uno de los integrantes de estos grupos me decía que «eso de matarla no tiene nada que ver con el cineasta, eso lo hemos hecho nosotros para molestar».

Acoso y derribo

Los que se dedican al 'ciberacoso' sólo tienen dos ideas en la cabeza: amenazar con matar y, como diría mi abuela, "ofender la honra de las mujeres" y la de los hombres que salen en su defensa cuando ven que sus congéneres las vituperan.

Zorrita

Fatima Bustamante, es otra usuaria de las redes que también ha sido acosada, a ella, como a Enma Huamán también la han ofrecido como prostituta. Fatima, según dijo a teleoLeo.com, también suele posicionarse en defensa de los derechos de todos «pero sobre todo de las mujeres porque nos están haciendo mucho daño». Y el anuncio surtió efecto pues le comenzaron a llegar 'solicitudes' que obviamente lograron su objetivo: incomodarla.

Días antes del anuncio Fátima había publicado un post criticando a dos tipos que hablaban con total desparpajo sobre cómo sostener relaciones sexuales con una menor de edad sin ser culpados por ello.

La Veneca

Esta misma semana tuve conocimiento de una página: 'miculona.com' y en ella el motivo de escarnio y de acoso sexual era una mujer venezolana que vende desayunos en una de las calles de un distrito limeño.

Ultraderecha chola

Sin embargo, y como ya lo he dicho, abatir al feminismo y las demás orientaciones sexuales e identidades de género no es el único objetivo de estos grupos, ellos también quieren acabar con todo viso de apertura de nuestra sociedad, así en sus perfiles tienen comentarios y publicaciones a favor de la ultraderecha, de Adolf Hitler y de los argentinos Agustín Laje y Nicolás Márquez, conspicuos atacantes de lo que ellos llaman 'ideología de género' y de las izquierdas.

A quien también le han dedicado loas y atención los últimos meses es al nuevo presidente de Brasil, al ultraderechista, racista, antifeminista y homofóbico Jair  Bolsonaro.

Visitando los muros de Facebook de algunos de los integrantes los 'Julgoleros' y 'Los Chupetines' —que dejaron comentarios vejatorios en mi página en contra de Enma Huamán— pude encontrar verdaderas joyas que confirman que estas personas creen que la intolerancia y el conservadurismo son la mejor opción para mantener sus privilegios de clase y el sistema patriarcal por los siglos de los siglos.

Nicolas del Valle Rivas, integrante de los 'Julgoleros', comparte, por ejemplo, un post de Juan Abril, politólogo peruano radicado en Madrid, en el que se dirige a la hija del periodista Hugo Bustíos, asesinado por una emboscada militar al mando del 'Capitán Arturo', sobrenombre del entonces capitán Daniel Urresti, en la ciudad de Ayacucho en 1988. 

Urresti llegó a ser Ministro del Interior del ex presidente Ollanta Humala y reciente candidato a la alcaldía de Lima y aunque ha sido absuelto, un testigo lo señala como coautor de la ejecución extraoficial del periodista. En la publicación Abril le dice a la hija de Bustíos que entiende su dolor pero que su padre cometió “traición a la patria y nuestras gloriosas Fuerzas Armadas saben cobrar esta traición”.

Para conseguir sus fines estos grupos cerrados de Facebook, a los que en la actualidad sólo se puede acceder invitado por alguno de sus integrantes, dicen que los psicosociales son la mejor manera de influir en el desarrollo del país y se jactan de haber organizado algunos.

Violencia de género en línea

Según la 'Investigación violencia de género en línea' (VGL), realizada por la organización civil peruana Hiperderecho, y que se publicará en breve, «esta tiene como objetivo acallar a las personas que se posicionan a favor de la igualdad de género, activistas y a todo cuerpo que no cumple con roles establecidos. La VGL rechaza los discursos de género, todo lo que se relacione a la agenda feminista y LGTBQI+», así lo afirman desde la organización. 

Un estudio de Amnistía Internacional realizado para medir el acoso en la red, revela que el 23% de mujeres encuestadas, es decir, casi la cuarta parte, manifestó que había sido acosada por  Internet, al menos, una vez.  La encuesta recogió datos entre mujeres de 18 y 55 años de 8 países: Dinamarca, España, Estados Unidos, Italia, Nueva Zelanda, Polonia, Reino Unido y Suecia,  siendo Estados Unidos el país donde las mujeres han sufrido más acoso por Internet, 33%; e Italia el que menos, 16%. El estudio fue publicado en noviembre de 2017.

'Modus operandi'

Por otro lado, la investigación de Hiperderecho también hace hincapié en que el anonimato es uno de los poderes de los que goza el 'ciberagresor'. Al estar detrás de una pantalla estos individuos pueden, incluso, esconderse bajo diversas identidades falsas y anular sus perfiles en cuanto sienten que pueden ser descubiertos.

La proximidad que otorgan las redes también es un factor que anota Hiperderecho pues dicen que «al acortar las distancias entre las personas que usan Internet, las agresiones pueden llegar a quienes no necesariamente provienen de un círculo social inmediato».

Hiperderecho también coincide con Amnistía Internacional en el hecho de que la difusión de la información a través de las redes, hace posible que el 'ciberacoso' se propague a gran velocidad. Otro factor preocupante es la permanencia de los contenidos en la red pues las amenazas o imágenes vejatorias no pueden ser borradas directamente, con lo cual la reputación y el bienestar de las víctimas se ven seriamente afectados.

Así las cosas, Amnistía Internacional cree que es necesario un debate global sobre la respuesta de las plataformas de redes sociales ante los abusos misóginos que se manifiestan en la red. Las mujeres que participaron en el estudio de esta organización dijeron que los mensajes que recibieron, además, eran racistas, sexistas, homofóbicos y transfóbicos.

En octubre de 2017 las mujeres de todo el mundo boicotearon Twitter durante un día, con hashtag #WomenBoycottTwitter«Esta fue una reacción contra lo que muchas personas consideran una respuesta insuficiente a los abusos que se dan en esa plataforma, y muchas mujeres compartieron ejemplos de los horribles abusos de los que han sido objeto en Internet. Muchos de estos abusos vulneraban claramente las normas de uso de Twitter y, sin embargo, nadie había eliminado los mensajes correspondientes», afirma Amnistía Internacional. 

Azmina Dhrodia, investigadora de Tecnología y Derechos Humanos en Amnistía Internacional señala que «Internet puede ser un lugar temible y tóxico para las mujeres. No es ningún secreto que la misoginia y los abusos prosperan en las plataformas de redes sociales, los abusos cometidos en Internet tiene consecuencias tremendamente perjudiciales para las mujeres que los han sufrido».

Según Dhrodia, el 'ciberacoso' «no es algo que desaparezca cuando sales de Internet. Imagina que recibes amenazas de muerte o de violación cuando abres una aplicación, o que vives con el miedo de que se divulguen en Internet sin tu consentimiento fotos sexuales o privadas».

Resultado de la investigación de Amnistía Internacional sobre cómo afectó el abuso o acoso en línea a las mujeres que participaron en el estudio

Según Amnistía Internacional: 

-65% de las mujeres que han sufrido 'ciberacoso' tienen problemas para dormir,

-55% experimento pánico y ataques de ansiedad y estrés,

-56% se sintió menos capaz de centrarse en las tareas cotidianas,

-61% experimentaron un descenso de la confianza en sí mismas 

-76% de ellas ha cambiado la forma en la que usaban los medios sociales, según revela la investigación ese cambio ha significado autocensura, las mujeres están callando o están moderando sus comentarios por miedo.

Estas cifras revelan que las mujeres 'ciberacosadas' experimentan más de un sentimiento negativo a la vez. La investigación de Amnistía Internacional también revela que el 41% de las encuestadas manifestó sentir que su integridad física estaba en riego, mientras el 24% de ellas sintió temor por la seguridad de su familia. 

Además de Twitter, Facebook también deberían revisar sus actuaciones respecto a las denuncias de acoso, pues poco o nada hace en favor de la víctimas y esto no puede seguir así pues según el estudio de Amnistía Internacional, el 'ciberacoso' pasa factura: «Hemos encontrado evidencia según la cual las diversas manifestaciones de violencia en la red tiene consecuencias reales, sobre quienes la sufren, tanto físicas como psicológicas». 

Hiperderecho ahonda:«los discursos de odio, por parte de las personas agresoras, son efectivos para abrumar los espacios digitales con información, estereotipos y narrativas que buscan deslegitimar, silenciar o subordinar las ideas de grupos en situación de vulnerabilidad. Existe un deseo de control social por parte de los agresores». 

'De los 'ciberagresores' su perfil'

El trabajo de Hiperderecho  confirma también que el perfil de los 'ciberagresores' es, como lo demuestra este reportaje, el de personas de ultraderecha que se organizan para realizar ataques coordinados con el objetivo de «castigar, silenciar o humillar a aquellas personas que tienen una agenda pro-derechos de las minorías o grupos históricamente vulnerables. Estos ataques se organizan dentro de grupos cerrados y por medio de perfiles falsos que buscan amedrentar a la víctima difundiendo sus datos personales».

Y todo esto afirman, «se ve favorecido por la falta de hábitos de privacidad y el poco conocimiento sobre seguridad digital, junto a la gran cantidad de datos que brindamos a las plataformas intermediarias en cada transacción, lo que lleva a que las personas revelen información como: fotos, ubicación, rutas de recorrido, red de contactos, trabajo, número de teléfono y domicilio de manera pública y accesible». 

...Sin embargo

En los casos mencionados en este reportaje ninguna de las víctimas facilitó su información personal en la red. Ninguna de ellas nunca posteo ni su dni ni su dirección y en el caso de Enma Huamán, llegaron a publicar su DNI con la marca de agua de la Reniec, lo cual quiere decir que estos 'ciberagresores' llegan a invertir dinero para incordiar a sus víctimas. Las búsquedas en Reniec tienen un costo, o es que talvez tienen algún tipo de acceso que les permite obtener de manera gratuita a esta información.

Así que, si bien es cierto, es muy peligroso no controlar a quién y cómo brindamos nuestros datos personales, no siempre somos nosotros mismos quienes nos ponemos la diana en el pecho y es aquí cuándo debemos de preguntarnos para qué tenemos una ley de protección de datos (Ley N° 29733) si cualquiera puede sacar nuestra información de las instituciones estatales para luego hacer con ella lo que le dé la gana. Entonces ¿la ley nos protege, o no nos protege? Y si como hemos visto, nos nos protege, ¿lo hará algún día?

La Ley N° 29733 , «tiene como objeto garantizar el derecho fundamental a la protección de datos personales previsto en el artículo 2.6 de la Constitución del Perú» que dice así: «Toda persona tiene derecho a que los servicios informáticos, computarizados o no, públicos o privados, no suministren informaciones que afecten la intimidad personal y familiar».

Estado procesal

Así las cosas, esperemos que las autoridades tomen cartas en el asunto y sean diligentes y competentes en sus actuaciones. Enma Huamán denunció hace más de un mes todos los actos de acoso sexual de los que fue víctima y la Fiscalía aún no ordena a la policía de delitos informáticos que identifique a sus acosadores.

En el caso de Mónica Delgado la cosa ha sido más expeditiva y esto puede deberse a que en lugar de acoso su caso ha sido tipificado como delito contra la libertad y delito de coacción porque ella fue amenazada de muerte a partir de la crítica de una película por quienes se presentaron como amigos del director de la misma.

Legislación

Como vemos, a pesar del decreto legislativo 1410 —aprobado el pasado mes de septiembre— que sanciona con penas de hasta los 8 años de cárcel al acoso en todas sus modalidades, incluyendo el acoso sexual, el chantaje sexual y la difusión de imágenes y materiales audiovisuales con contenido sexual que afectan sobre todo a la mujer; al parecer, sobre el terreno, las autoridades aún no le dan la importancia debida a las denuncias por estas causas.

Según el decreto 1410, el delito de acoso es: «El que, de forma reiterada, continua o habitual, y por cualquier medio, vigila, persigue, hostiga, asedia o busca establecer contacto o cercanía con una persona sin su consentimiento, de modo que pueda alterar el normal desarrollo de su vida cotidiana será reprimido con pena privativa de la libertad no menor de uno ni mayor de cuatro años, inhabilitación, según corresponda y con sesenta a ciento ochenta días-multa[...] Igual pena se aplica a quien realiza las mismas conductas valiéndose del uso de cualquier tecnología de la información o de la comunicación».

Consecuencias

Luego de publicar este reportaje yo misma me convertí en sujeto de amenazas por parte de los 'ciberagresores'. Unas horas después de publicado recibí la foto de un arma con balas con la frase «cuidado con lo que dices negra de mierda». 

Leer más: «Cuidado con lo que publicas negra de mierda»

No contentos con esa primera amenaza, me siguieron llegando más mensajes a mi página de Facebook en los que me decían que sabían donde vivo y que tenían mi ip. El ip es el número que identifica desde donde nos conectamos a Internet, todo esto motivó el interés de Juliana Oxenford que me entrevistó para su programa en Exitosa Radio. 

Leer más: El 'ciberacoso' y derribo a la mujer tiene muchas caras, una de ella es el racismo [Audio]

Amnistía Internacional afirma que «"el derecho de las mujeres a expresarse libremente es silenciado rutinariamente por el abuso tóxico en la plataforma”, un acoso que, además, “se agrava para las mujeres pertenecientes a minorías raciales, étnicas o religiosas, para las mujeres con discapacidad, o para mujeres lesbianas, trans y bisexuales y, en general, personas que no se ajustan a las normas de género de hombres y mujeres». (Diario Publico.es


Este reportaje sobre ciberacoso, acoso sexual y amenazas ha sido originalmente publicado en teleoleo.com