Trescientas cincuenta mil personas según la guardia urbana, 750 mil según la Asamblea Nacional Catalana. Estas son las cifras de la multitudinaria manifestación realizada domingo en Barcelona para pedir la libertad de "los Jordis" y de los demás presos políticos, 7 exconsellers y diputados catalanes, así como diálogo con las autoridades del gobierno español para poder negociar la mejor salida a la situación que vive Catalunya en estos momentos.

La cita que colmó 3.5 km de la avenida El Paralelo de Barcelona y las calles adyacentes, ha sido organizada por la plataforma Democracia y Convivencia, creada para la defensa de los derechos y las libertades ciudadanas a finales del pasado mes de marzo. Esta plataforma está integrada por diferentes asociaciones catalanas, entre ellas la Asamblea Nacional Catalana (ANC), así como entidades sociales, sindicatos y asociaciones vecinales de Catalunya.

La manifestación ha estado encabezada por representantes de las entidades soberanistas, y -por primera vez- por representantes de importantes sindicatos: Comisiones Obreras y UGT. También participó la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, cuya agrupación pide la celebración de un referéndum pactado con el gobierno español para permitir que los catalanes decidan lo que quieren para su territorio. 

A continuación los testimonios que he recopilado durante la cita que, como siempre, se desarrolló en total tranquilidad. En la manifestación participaron personas de todas las edades, porque las manifestaciones independentistas catalanas siempre han sido así: pacíficas, familiares y festivas. Y quien diga lo contrario es porque no ha participado en ellas.