"De algún modo parece que desde el Tribunal Supremo y desde quien lleva la instrucción de esta causa, interesa que el procès acabe con hechos violentos para justificar la imputación de los delitos de rebelión y sedición", así lo señala Joaquín Urías, exletrado del Tribunal Constitucional (TC). Urías sigue,  "a mi no me cabe duda de que si hay violencia en estos momentos, eso se añadiría en el sumario en contra del independentismo y se utilizaría para demostrar que ha habido hechos violentos".

Y es que la causa contra el independentismo catalán sigue viento en popa. Este jueves bajo orden judicial, la Guardia Civil activó una operación contra la organización del referéndum del 1-O. Entre las operaciones ha estado la detención del secretario de Difusió y Atenció Ciutadana de la Generalitat  -responsable de la campaña propagandística del referéndum- Antoni Molons, , así como el registro de su casa y de su oficina en el Palau de la Generalitat. Omniun Cultural, una de las entidades soberanistas impulsoras del referéndum y cuyo presidente Jordi Cuixart se encuentra en prisión preventiva desde hace 5 meses también ha sido registrada.

El exletrado del TC, dice que registrar el Palau de la Generalitat y Omniun en estos momentos no tiene mucho sentido, "lo único que hace es reactivar las protestas en las calles porque parece que hay alguien interesado en que por fin se produzcan los actos de violencia que NO han ocurrido hasta el momento en Catalunya". Urías no se equivocaba, esta tarde las protestas se han sucedido por todo Catalunya, delante de sedes policiales y en las plazas de diferentes pueblos, donde también se han quemado fotos del rey. El mismo Omnium convocó a una manifestación en la Plaça Sant Jaume, delante del Palau de la Generalitat, donde la gente coreaba "que se vayan los ocupas de la Generalitat". Y como siempre, todas las protestas han sido PACÍFICAS

Operativo inoperante

El objetivo de la operación era encontrar pruebas para seguir construyendo el relato de las acusaciones formuladas por la Fiscalía General del Estado en contra del independentismo, entre ellas, la de malversación de fondos. Esta vez, el juez quería saber cómo se financió la campaña publicitaria de la consulta. Estos registros ocurren a pesar de que el propio gobierno español ha entregado a la justicia varios informes en los que claramente se señala que la Generalitat NO gastó dinero público en el referéndum

La justicia española sabe además, que los informes son ciertos pues desde antes de la realización del referéndum, las cuentas de la Generalitat fueron intervenidas por el gobierno español y continúan intervenidas, a tal punto, que muchos funcionarios de las diferentes instituciones del govern se quejan que para hacer la más mínima compra han realizar un sinnúmero de trámites y solicitudes que van hasta Madrid en busca de la aprobación del gobierno central.

En el marco de los registros fue detenido el secretario de Difusió y Atenció Ciutadana durante toda la mañana y las primeras horas de la tarde, luego fue liberado bajo los cargos de malversación y desobediencia a la espera de ser citado por el juez. 

Omniun 'advertida'

El registro de la sede de Omnium que se desarrolló durante casi 12 horas y tenía como objetivo investigar si la Generalitat desvió dinero a las cuentas de Omniun para la realización del referéndum,  y saber si se financian con subvenciones del govern catalán. Durante el registro la policía también ha exigido el acceso a los correos electrónicos de los 70 trabajadores de la entidad y advirtió al vicepresident de la misma, Marcel Mauri, que si durante la operación realizaban alguna manifestación delante de la sede serían acusados de sedición

El jefe de policía encargado del registro en Omnium no sólo le  advirtió a Mauri de la denuncia por sedición de la que podrían ser tributarios si realizaban alguna manifestación durante el registro, también le dijo que recuerde que Jordi Cuixart (president de Omnium) se encuentra en prisión por organizar la protesta delante de la Conselleria de Economía el 20 de septiembre pasado, que acabó con la vandalización de dos autos de la policía. 

Marcel Mauri, ha declarado que Omnium no recibe dinero de la Generalitat porque es una entidad privada que se financia con el dinero de sus socios, más de 100,000. "La policía debería de ir a investigar entidades como la Fundación Francisco Franco, ellos sí que son subvencionados por el gobierno español", señalaba Mauri. La mencionada fundación se dedica a difundir el ideario del dictador y a publicitar libros y todo tipo de actividades relacionadas con el enaltecimiento del periodo franquista español. 

 "Aquí no encontrarán nada y que no crean que con actuaciones como esta nos callarán o harán que cambiemos de forma de pensar", también manifestaba Mauri. El disgusto del vicepresident de Omnium era evidente, sobretodo, porque el sábado pasado declaró en un programa de televisión que como entidad, apostaban por recuperar las instituciones catalanas a través del diálogo incluso con el Partido Socialista Catalán (PSC), uno de los partidos que apoyó la aplicación del 155. Una vez más queda demostrado que cuando desde el independentismo alguien baja la guardia, el gobierno español contraataca con toda la artillería.